Euskaraz irakurtzeko

 

 

HISTORIA DE LA PELOTA VASCA

 

 

La Pelota Vasca es la máxima expresión deportiva, cultural  y popular de Euskal-Herria: seña de identidad de nuestro Pueblo. 

 

En sus inicios, el juego de La Pelota a Mano, no fue un fenómeno vinculado únicamente a nuestro pueblo, sino más bien todo lo contrario, ya que dicho deporte gozó de gran prestigio más allá de nuestro propio entorno. Tanto es así que, a lo largo de los siglos, La Pelota a Mano se vino  practicando en muchos Pueblos de Europa, así como en otras muchas civilizaciones a lo largo y ancho  de este mundo.

 

En este sentido, y con el objeto de hacer un breve repaso a la historia de tan ilustre deporte, viene a bien recordar que, ya en su tiempo,  los  antiguos romanos, griegos, aztecas, o incluso pueblos como el egipcio, tenían sus “formas” de jugar a mano el juego de  La Pelota.

 

En  lo que se refiere a otras culturas más cercanas a la nuestra, como por ejemplo en Francia, el juego de La Pelota a Mano  se  conoce por el nombre de  “paume”: que no significa otra cosa que palma. Dicha denominación le viene dada por el mero hecho de que la Pelota es proyectada con la palma de la mano.

 

A lo largo de la Historia, muchos han sido los ejemplos y anécdotas que han evidenciado la importancia y enorme arraigo de este singular deporte. Concretamente,  en tiempos del monarca Felipe el Hermoso la práctica de dicho deporte era algo habitual, y a la que el monarca tenía gran afición, al punto de que, se cuenta que el mismo, perdió la vida por resfriarse después de jugar un partido de Pelota.

 

Asimismo, y entre los ejemplos más recientes, encontramos que La Pelota ha sido motivo de inspiración para algunas de las ilustres personalidades de nuestra cultura. En este sentido, podemos señalar algunos cuadros de Goya en los cuales aparece una pala al pie de una muralla y la persona  que la sujeta  está en posición de juego. En el mismo orden de cosas, podemos mencionar los cuadros de los siglos XVI y XVII  del ayuntamiento de nuestra localidad costera de Fuenterrabia, donde  también existe otro cuadro en el que se ve jugar a varios pelotaris en la muralla.

 

 

 

Otro  claro ejemplo de la importancia de la Pelota es el que se desprende de las anécdotas que nos deja la Historia. Cuentan los libros, que en San Sebastián hacia el año 1900 se disputó un histórico partido de pelota a mano en el frontón beti-jai, fundado en el año 1893 e incendiado en 1913, situado en actual ensanche oriental, en el lugar donde se actualmente se encuentran los multicines príncipe. Dicho partido histórico tuvo por contendientes al campeón de castilla Zamorita y a un chaval de 16 años llamado Urzelai (siendo este ultimo ganador de este historico encuentro), que en breve se convertiría en uno de los grandes fenómenos que ha dejado la historia de la pelota a mano en la época de grandes pelotaris como "Txapasta",  "Cantabria" y Jose Joaquin Larrañaga "Txikito de Azkoitia", siendo este último maestro y padrino de futuros ases como Atano III.

 

Centrándonos,  a continuación en la Historia de Pelota en nuestro contexto cultural y deportivo, como ya indicáramos anteriormente, La Pelota Vasca ha sido y sigue siendo hoy día la más auténtica expresión de nuestra cultura popular, amén de ser el rey de nuestros deportes nacionales.  No debemos olvidar que el juego de La Pelota a Mano, debido a sus intrínsecas características, así como a su especial naturaleza, esto es, debida al hecho de estar compuesta de cuero, resina y lana, ha ocupado un lugar privilegiado entre los deportes populares y de mayor arraigo en el  pueblo llano. Asimismo, añadiremos que la presencia de La Pelota Vasca se ha hecho y, todavía hoy, se hace notar en nuestra cultura, ocupando un lugar privilegiado en la misma: baste recordar que en cada plaza, en cada pueblo, al lado de cada ayuntamiento o iglesia se “erige” como  “monumento” un frontón: presencia indisoluble de nuestra forma de ser y sentir; orgullo patrio que ha sabido perdurar a guerras y bombardeos, para continuar siendo el estandarte de una cultura única y ancestral.

 

Históricamente, este ancestral juego se desarrollaba en distintas  modalidades de juego, tales como juego directo, juego de largo o “boteluzea”, “Laxoa”, “Mahai-jokoa”, “Pasaka”, y Rebote: todos ellos  juegos de equipo.

 

Concretamente, la práctica del popular juego de La Pelota  llamado “boteluzea”, se desarrollaba en espacios abiertos - como eran los “linazasoros” - en donde los pastores lo llevaban a cabo jugándolo en modalidades de parejas. De hecho, todavía hoy, perduran estas formas de jugar a La Pelota  tanto en localidades de Iparralde, como de Egoalde, siendo el valle de Baztán un buen ejemplo de ello.

 

Otra de las modalidades de La Pelota Vasca más populares y extendida era la del “laxoa”, la cual se llevaba a cabo en las  fiestas de verano, dando origen a la aparición del uso de las herramientas, tales como los  guantes.

 

Otra popular especialidad era “la Pasaka”, la cual  se desarrollaba  en los soportales cerrados o en el mejor de los casos en los trinquetes reservados para las clases altas y personas con medios más pudientes.

         Finalmente, cabe señalar la modalidad de Rebote: la flor más bonita de todas las  modalidades del juego directo por equipos.

          Menu Principal